30 octubre 2009

Brooke Greenberg

la_nina_que_no_envejece

enfermedades_raras

Brooke Greenberg

Nació en enero de 1993, a las 36 semanas de gestación y con un peso de 1,84 kg, y es la tercera de las cuatro hijas del matrimonio. La pequeña tuvo un parto relativamente normal y, a pesar de que tuvo que ser operada para corregir una dislocación en su cadera, todo parecía ir bien en ella. Sin embargo, rápidamente se descubrió que no era así. Sus padres,  Howard y Melanie, observaron desconcertados que su hija no crecía. Pasaban las semanas y Brooke seguía siendo la misma beba de siempre. Asustados, los padres de Brooke comenzaron a consultar a especialistas (endocrinólogos, principalmente) pero nadie pudo explicar cuál era el motivo de esta situación.

Han pasado más de 16 años y Brooke sigue teniendo el aspecto de una beba de poco más de 6 meses. No habla, hay que atenderla como si fuese un recién nacido, mide unos 70 centímetros de largo y ni siquiera puede alimentarse de forma normal. De alguna manera, su crecimiento está estancado y nada indica que esto vaya a cambiar en algún momento. Uno podría pensar que -dado que no crece- Brooke no se enferma, ni envejece. Lamentablemente esto no es así. Lo que sea que ocurre con su organismo, no la protege del deterioro físico. A lo largo de esta década y media de vida, la niña ha tenido severos problemas respiratorios, derrames cerebrales, úlceras e incluso un tumor que fue tratado con éxito.



brookes_storyBrooke (12 años) y su Hermana Carly (9 años)

eterna_juventudBrooke (16 años) y su Hermana Carly (12 años)

Hasta el momento nada se sabe el origen de esta enfermedad, que ni siquiera tiene nombre ya que no se conocen otros casos parecidos. Los expertos han sido incapaces de encontrar una explicación  para la extraña condición de Brooke, aunque el doctor Richard Walker, del Colegio de Medicina de la Universidad del Sur de Florida, sospecha que hay algún pequeño defecto en su ADN, algo que origina todo este desorden en su organismo.

Dejando de lado el drama particular de esta familia, uno puede especular las posibilidades si se lograse determinar exactamente en qué parte del código genético de la niña se encuentra la causa de su casi nulo crecimiento. Si se pudiese separar esta condición, supuestamente genética, no sería raro que encontremos una pista hacia el secreto de la eterna juventud. Si descubriésemos que el gen “X” puede “rediseñarse” para que nuestro reloj biológico avance tan lentamente, quizás podríamos vivir toda nuestra vida luciendo como adolescentes (e, incluso, vivir unos cuantos años más). Alguna clase de terapia genética, quizás utilizando como vector un virus modificado, podría efectuar el cambio en cada una de las células que componen el cuerpo de un adulto, y podría frenar de golpe nuestro normal proceso de envejecimiento. Habría que trabajar duro para evitar todos los efectos colaterales que hoy están minando la salud de la niña de los Greenberg, pero la recompensa bien valdría la pena.

Como sea, estamos bastante lejos de entender qué es lo que pasa en el cuerpo de esta pobre niña, y es muy posible que nunca comprendamos (al menos en un plazo de tiempo razonable) qué mal que la aqueja. Hoy por hoy, los médicos de Brooke no saben cuánto tiempo vivirá.

1 comentario:

  1. Pensé que era el único que estaba interesado en la eterna juventud.
    Y es que hoy en día todos quieren verse jóvenes, pero nadie admite que así es. Todos quieren retornar a sus mejores tiempos (siempre relacionados a los años finales de la adolescencia y principios de la juventud), ser de nuevo quienes eran, tener el desempeño físico y las facilidades de esa época. Y aunque la última condición es casi imposible, pues la vida y sus responsabilidades te terminan atacando tarde o temprano, la apariencia juvenil y los beneficios que conlleva...

    E incluso se ha puesto de moda cada vez más manifiesta en nuestra sociedad y sus cánones de belleza. Los 16 años son los nuevos 21. Miley Cirus y otros fenómenos internacionales y nacionales, cantantes, actrices, modelos, y otras starlets son el centro de atracción de varones y los modelos de moda a seguir de chicas... que ya no estan precisamente en sus "teen years".

    Yo solo espero que para cuando este entrando a mis 5 décadas de vida la tecnología médica me permita transplantar mi cerebro a una versión clonada y obviamente joven de mí mismo. Modificar mis genes, modificar los genes de cualquiera una vez que ya es un ser funcional y maduro, es una tarea que todavía se vé titánica para la ciencia de nuestros días.

    Saludos y muy interesante artículo.

    ResponderEliminar